¿QUÉ ES UNA ENDODONCIA?

Proceso de endodoncia o matar el nervio.

Una endodoncia o lo que comúnmente se conoce como matar el nervio del diente consiste en limpiar el nervio, darle una forma adecuada para posteriormente hacer como un empaste de donde se encontraba el nervio ya que si no lo pusiéramos y dejásemos el hueco que ocupaba el nervio podrían entrar bacterias más fácil y el diente estaría más débil.

La endodoncia es un tratamiento conservador que se realiza para salvar una pieza dental permitiendo su posterior reconstrucción y rehabilitación, evitando por tanto su extracción.

La endodoncia se realiza cuando se ha producido una lesión irreversible del nervio como:

  • Caries muy profundas que afecten al nervio
  • Grandes traumatismos que expongan el nervio
  • Casos de hipersensibilidad con frío y/o calor o durante la masticación.

Para realizar un diagnóstico se requiere exploración por parte de un especialista y es necesario realizar radiografía previa y de esta manera saber si es necesaria la endodoncia.

 

 

¿QUÉ ES EL NERVIO DEL DIENTE?

El nervio del diente es lo que los profesionales de la odontología llamamos pulpa. La pulpa es un tejido que se encuentra dentro de la raíz del diente y que le da vida al diente. La pulpa es la que nos permite tener sensibilidad al frío, calor, presión y nos avisa de infecciones o caries profundas que hayan llegado hasta aquí.

 

 

¿POR QUÉ PUEDE SER NECESARIA UNA ENDODONCIA?

Hay múltiples causas para tener que quitar el nervio. Este procedimiento debe de ser realizado por un especialista, es decir, un endodoncista. Si no se realiza bien podemos tener problemas a largo plazo, como una infección o que el diente se rompa.
Algunas de estas causas son:

  • Caries profundas que llegan hasta la pulpa.
  • Infecciones que empiezan desde la punta de la raíz.
  • La pulpa se inflama y provoca mucho dolor.
  • Algunas veces para hacer coronas en las que hay que desgastar mucho diente y puede provocar sensibilidad.

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA ENDODONCIA?

1. ELIMINACIÓN DEL “NERVIO” (PULPA)

Siempre bajo anestesia local para evitar cualquier tipo de dolor al paciente  se realiza un orificio en el diente hasta llegar a la cámara pulpar así también se elimina la caries que exista en el diente.

El primer paso es quitar el nervio o pulpa. Este puede estar vivo por lo que sangrará si hay una infección y nos quedaremos en este paso y la endodoncia se tendrá que realizar en más de un día. Este primer día en este caso colocaremos un medicamento, el cual el paciente llevará una semana.

En cambio, si el nervio está muerto podremos realizar todo el proceso en un día y en estos casos el paciente no tiene por qué tener síntomas.

 

2. DAR FORMA AL CONDUCTO DEL NERVIO

Este paso consiste en limpiar y dejar una forma adecuada al conducto del hueco donde estaba el nervio para poder hacer el empaste de este. Se realiza en el mismo día si el nervio está muerto o no hay sangrado y en día diferente si al quitarlo sangró.

Utilizamos  unos pequeños instrumentos flexibles llamados limas.

Cada lima de endodoncia es de un calibre ligeramente mayor al anterior.

Los conductos se limpian de forma cuidadosa con estos instrumentos, eliminándose los restos de pulpa muerta y las bacterias.

Para ayudar a la limpieza mecánica con las limas se utilizan irrigantes líquidos antibacterianos que completan el proceso con la limpieza química.

Las  radiografías en endodoncia son una ayuda  para tener la certeza de que los instrumentos llegan exactamente a la punta de la raíz y no la sobrepasan. Después se obturan todos los conductos

 

3. EMPASTE DEL CONDUCTO DEL NERVIO

En este paso, colocamos el empaste del conducto vacío y con la forma adecuada. Este empaste es de un material diferente a los que hacemos las caries. En este paso, el endodoncista ya ha acabado la endodoncia y ha dejado bien sellado todo el hueco para evitar que entren bacterias.

El material de obturación más frecuentemente utilizado es la gutapercha, una sustancia derivada del caucho. La gutapercha son unos conos largos y finos que se van estrechando progresivamente.

La primera punta de gutapercha se introduce en el conducto instrumentado. Tiene exactamente el mismo calibre que la última lima que hemos utilizado para preparar la parte final del conducto.

Se moja esta punta con un cemento líquido especial y se inserta firmemente para que alcance la punta de la raíz.

Después se compacta esta punta de gutapercha de manera que selle completamente la parte final del conducto para que ningún fluido pueda filtrase al interior del conducto.

A partir de aquí se van compactando puntas de gutapercha en cada conducto rellenándolo hasta alcanzar la cámara pulpar.

Para terminar se rellena el diente con un cemento provisional protector.

En la siguiente visita se retira el cemento temporal y se reconstruye el diente con un material de obturación definitivo.

4. EMPASTE DEL DIENTE

Al tener que entrar al conducto para limpiarlo o limpiar la caries y que llegara al nervio hemos tocado el diente haciéndole como un agujero como cuando se hacen empastes. Por tanto, es necesario volver a taparlo con un empaste normal como si de una caries se tratase siempre y cuando haya suficiente diente sano para aguantar el empaste. En caso contrario hay que poner un refuerzo al diente y una funda.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up