Salud Dental

¿QUÉ ES LA SENSIBILIDAD DENTAL?

Sensibilidad dental

En verano se tiende a consumir bebidas frías y helados y es en este periodo cuando más se escucha la frase “se me calan los dientes”. La sensabilidad dental produce una sensación de pinchazo o calambre, es un dolor breve, muy agudo y localizado en un diente o en la zona expuesta al estímulo externo.

La sensibilidad dental se produce cuando la dentina (parte interna del diente) queda “al aire libre” por alguna razón.

No sólo las bebidas frías o helados producen la hipersensibilidad dental, también puede producirse por bebida o comida caliente, comida ácida o dulce, mal cepillado de dientes, después de una tratamiento dental o por un problema dental.

.

Las características de la sensibilidad dental son:

  • Dolor intenso y localizado
  • Responde a una reacción externa
  • Desaparece en cuanto el estímulo deja de tener contacto con el diente o la zona sensible

Si esta sensibilidad excesiva no fuera transitoria y persistiera tras el cese del estímulo externo, o no estuviese muy localizada, es aconsejable acudir cuanto antes a la consulta de tu dentista.

¿Cuál es el origen de la hipersensibilidad dental?

El problema ocurre cuando la dentina, que está protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte del diente, queda expuesta.

La dentina está compuesta por miles de tubos microscópicos, denominados “túbulos dentinarios” cuya función es transmitir las sensaciones desde la parte externa de las piezas hasta el interior con sus terminaciones nerviosas.

¿Qué causas provocan dientes sensibles?

En la mayoría de ocasiones, esto puede darse debido al estilo de vida y los hábitos de higiene de las personas.

Caries

Si la caries llega hasta la dentina ocasionará sensibilidad ante alimentos fríos, calientes o ácidos. La solución sería realizar un empaste dental o una funda, dependiendo de lo grande que sea la caries y la cantidad de diente que nos quede.

Dientes rotos o astillados

Si hay una fractura y esta alcanza la dentina. Dependiendo del alcanza de la fractura haremos un tratamiento u otro. En caso de que la fractura afecte solo a una parte del diente, es decir, que se rompa un trocito, podremos realizar un empaste o una funda, dependiendo del trozo. En cambio si la fractura afecta a todo el diente, que lo ha partido, solo hay una solución y es extraerlo y reponerlo con implante.

Empastes y dientes desgastados

Si por un cepillado agresivo o por la erosión causada por productos particularmente ácidos puede que un empaste o incluso un diente se desgaste y quede expuesta la dentina. En esto casos, el dentista debe valorar la realización de un empaste.

Encías retraídas

Un cepillado agresivo o a una enfermedad periodontal (periodontitis) puede ocasionar encías retraídas. En este caso queda expuesta la raíz del diente, siendo esta muy sensible. Lo más recomendable para solucionar este caso sería realizar un injerto de encía para volver a cubrir la parte del diente expuesta o realizar un empaste si la retracción no es muy grande.

Esmalte dental desgastado

El esmalte del diente puede sufrir desgaste por el uso de una pasta abrasiva combinada por un cepillado agresivo, bruxismo o masticar con fuerza. El esmalte no se regenera y será necesario una restauración con composite, colocar una carilla o corona.

En el caso de bruxismos se aconseja el uso de una férula de descarga para utilizarla por la noche.

Erosión dental por ácidos

Los alimentos o bebinas muy ácidas puede erosionar el diente o descalcificarlo.

Después de un empaste dental

En ocasiones el material utilizado para el empaste al solidificarse provoca una tensión en el diente. En estos casos la hipersensibilidad desaparece en unos días.

Después de un blanqueamiento dental

Los productos que se utilizan a la hora de realizar un blanqueamiento dental pueden hacer que los dientes se vuelvan sensibles durante un periodo de unas dos semanas.

Durante un tratamiento de ortodoncia

Los brackets u otro tipo de ortodoncia puede provocar sensibilidad dental debido a la presión que ejerce. La sensibilidad dental cesa en unos días.

Después de una limpieza dental

Al quitar el sarro acumulado alrededor de las encías, la dentina puede quedar más expuesta. Cuando la encía recupera el espacio que ocupaba la placa bacteriana la sensibilidad desaparecerá.

¿Cómo evitar la sensibilidad en los dientes?

  1. Evita el consumo de comidas y bebidas ácidas que puedan desgastar el esmalte de tus dientes: zumos de cítricos, vino, aliños con vinagres, refrescos…
  2. Evita el uso de palillos de madera, fumar, masticar con excesiva fuerza durante las comidas, etc.
  3. Utilizar seda dental a parte del cepillado habitual.
    Usar pasta dental y enjuagues para dientes sensibles con fluor para reforzar el esmalte.
  4. Utilizar cepillos suaves.
  5. Además del cepillado habitual, utiliza la seda dental, ya que te ayudará a prevenir problemas de encías y a evitar su retracción.
  6. Usa pasta dental y enjuague específicos para dientes sensibles.
  7. No te cepilles de forma agresiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *